Nuevamente nos encontramos reunidos en esta plaza como tantas veces en estos doce años de lucha, en defensa del agua de nuestro Río Atuel.
En el 2007 luego de un extenso año, de concientización, debates, charlas, visitas a la Legislatura Provincial y días de lucha, logramos, junto al pueblo que adhirió, en distintos puntos de la provincia, la promulgación de la Ley 7722.
Hubieron intentos de reforma de la misma y de proyectos que intentaron pasar “escondidos” como el de “Cerro Amarillo” y supimos sortearlos, y en el año 2015 la Suprema Corte de Justicia Provincial declaró su constitucionalidad.

El 20 de junio del año 2017, con motivo de cumplirse el décimo aniversario de la Ley 7722 , realizamos el CONGRESO DE LAS REGIONES SOBRE IMPACTO Y PROTECCION AMBIENTAL CRIPA 17, culminando el mismo con la inauguración del único Monumento a esta Ley que hay en toda la provincia.
El mismo tuvo como intención dejar plasmado el esfuerzo de cada una de las personas que le fuimos dando forma y
sostuvimos la Ley en todos estos años.
Pero ahora, un nuevo y repentino embate, se inició en el mes de septiembre, con dos proyectos presentados en la Cámara de MULTISECTORIAL DE GENERAL ALVEAR, MENDOZA “No resignaremos nuestro perfil productivo, ni tampoco el agua de este oasis que nos define por tradición y elección”  Senadores por Agulles y Abraham, avalados por legisladores que han permitido el debate, considerándolo necesario.
Proyectos como el de Abraham que modifica la ley quitándole su espíritu preventivo, cambiándole pocas palabras y sin embargo todo, o el de Agulles que directamente propone la DEROGACION de la Ley y la creación de “Parques Industriales Mineros Controlados”. Controlados por quién?? ¿De qué controles nos hablan? , si sabemos que los controles NO EXISTEN, la prueba está en los tres derrames de Veladero , perjudicando a la población y producción de Jachal Hoy más que nunca necesitamos expresar NUESTRO MÁS ENÉRGICO REPUDIO a estos proyectos y a cualquier intento de reforma y/o derogación de la Ley que vimos nacer en nuestras calles.

Fundamentos tales, como la necesidad de ampliar la matriz productiva de la provincia, generar puestos de trabajo y
solucionar los problemas económicos de Mendoza, de la mano de proyectos mineros metalíferos, se caen a pedazos cuando observamos las estadísticas de provincias como Catamarca y San Juan que desarrollan la actividad hace muchos años. Hoy sólo cuentan con ríos secos y juntan agua en bidones para consumo humano, producto de los innumerables derrames de cianuro producidos por esta actividad.
Nos encontramos en situación de crisis hídrica permanente de nuestro oasis, producto del cambio climático que  está provocando el retroceso de glaciares, sufriendo los agricultores esta situación desesperante. No podemos destinar agua a ninguna otra actividad que no sean las existentes en la cuenca.
En una provincia donde el régimen de lluvia es escaso y la disponibilidad de agua dulce es crítica, no se puede promover una actividad en detrimento de la otra.
Y hay que decir DOS VERDADES:
Primero, La ley 7722, NO PROHÍBE LA ACTIVIDAD MINERA, no es una Ley antiminera.
Y Segundo, La minería metalífera con uso de sustancias tóxicas NO ES SUSTENTABLE.
En la provincia de Mendoza las actividades primarias como agricultura y ganadería generan más de 90.000 puestos de trabajo, la minería no metalífera, solo 5.000.
En San Juan se repite el amplio margen de diferencia. Las actividades primarias generan 32.000 puestos de trabajo y la actividad minera sólo 4.000.
Realmente, la minería: ¿Podría generar los puestos de trabajo necesarios en Mendoza?? Claramente, NO.
Después de tantos años, siguen diciendo que la Ley 7722 nació en un clima agitado, como si esto quitara legitimidad a la misma.
Esta situación explica, que hoy estemos después de 12 años dispuestos a defenderla y que este tema no es  indiferente a la población. Con acciones concretas a seguir como lo hicimos en el 2006.-
La Multisectorial, conformada por mas de 30 entidades, está trabajando y seguirá participando con reuniones en la cámara de senadores y diputados, en las comisiones de ambiente, legislativa, de minería y con cada legislador en forma personal haciendo conocer los motivos de nuestra defensa a la ley que protege a toda la provincia de Mendoza.
Ahora escuchamos en algunos funcionarios “Hay que abrir el debate” ¿Dónde estaban en el año 2006 cuando en cada lugar de esta provincia se debatía y se exponían los pro y los contra de esta actividad?
Mendoza ya debatió. MENDOZA YA DECIDIÓ.
Decidió que defenderemos esta ley que supimos conseguir.
Decidió que aunque pasen los años y los embates se repitan, siempre habrá un mendocino dispuesto a poner el cuerpo y el alma para cuidar el agua de sus hijos y nietos.
Porque el Río Atuel nos define como comunidad.
Porque a pesar de que las economías regionales estén castigadas, siempre estamos dispuestos a salir adelante.

LA 7722 NO SE TOCA.
EL PUEBLO LA ESCRIBIÓ.
EL PUEBLO LA DEFIENDE.