Desde la Cámara de comercio, Industria, Agricultura y Ganadería de General Alvear consideramos de extrema gravedad los constantes quiebres de stock en el combustible.
En las últimas semanas la escasez se hacía sentir, pero de manera parcial, porque impactaba en alguno de los tipo de combustible, gasoil o nafta.
Sin embargo, esa situación que ya era preocupante, se convirtió en un faltante generalizado en el departamento con quiebres de stock permanentes en todos los tipos de combustibles, lo que conlleva inexorablemente a un perjuicio social y económico, en todos los niveles, de suma gravedad.
Situación que provoca, además, un malestar generalizado en la comunidad que está escalando a cada instante, y a pasos agigantados.
Es que, así como se paralizan las actividades económicas, también se pone en riesgo la prestación de servicios básicos como la salud o la seguridad.
Es inaceptable observar diariamente extensas filas de automovilistas particulares, transportistas, comerciantes, entre tanto otros, como así también vehículos oficiales, que destinan horas del día a esperar, solo por la esperanza de llegar al surtidor y poder cargar algo de combustible que les permita continuar con la rutina diaria.
Requerimos de las autoridades locales como provinciales y nacionales que tomen cartas en el asunto e intercedan y exijan la normalización de un servicio que es vital para el diario quehacer de una comunidad.